Comer consciente

mar 26, 2018 0 Comentarios en Conducta Alimentria
Comer consciente

¿Meditar en el momento de la comida? No, no se trata de eso, sino de disfrutar plenamente de todo lo que nuestra comida nos pueda aportar y de paso bajar unos kilos.

La atención plena, atención consciente o meditación consciente son las formas habituales de traducir el término “mindfulness”. Es una ¿simple tendencia, la enésima herramienta de desarrollo personal?, nada de eso. La meditación plena y consciente, consiste en entrenar la mente para prestar atención a la experiencia del momento presente, para captar cada momento en su total intensidad, puede aplicarse a todos los aspectos de nuestra vida, incluida la comida. La alimentación consciente es aprender a parar, para darnos cuenta de lo que nos pide el cuerpo, disfrutar de la comida en la cantidad justa, apreciar la calidad por encima de la cantidad, aprender a escuchar nuestro cuerpo y sus necesidades. Es pasar del modo piloto automático al modo consciente.

¿Para qué? En modo automático un estimulo (una situación o emoción), produce una reacción automática, sin ninguna reflexión real. Muchas veces esta reacción no es apropiada. Con consciencia plena, hay un espacio entre el estímulo y nuestra reacción, para que una parte de nuestra mente tenga mas espacio. El resultado es una mejor adaptación y reacción al momento presente, proporcionando respuestas controladas y conscientes que nos aportan quietud mental y bienestar.

Perder kilos es un efecto secundario del comer consciente, por tanto el comer consciente no es una dieta.

Estos son los mecanismos que nos hacen bajar de peso con la alimentación consciente:

  • Nos calmamos. La conciencia plena, permite luchar contra el estrés. Cuanto menos estres menos picoteo. Y si hay antojos son menos graves. Con la actitud meditativa, vamos a intentar comprender lo que pasa y a diferenciar entre el hambre fisiológica y la emocional.
  • Comemos menos. Comemos menos, pero no porque hagamos restricción. Hoy en día comemos delante de la TV o del móvil, sin fijarnos en lo que estamos comiendo, en un momento pasamos de tener el plato lleno a tenerlo vacio, sin saber que ha pasado. Tenemos que poner todos nuestros sentidos en la mesa, así nos saciamos y no comemos de más. En modo automático acabamos los platos sin darnos cuenta, sin pensar, en modo consciente acabamos el plato cuando estamos saciados quede o no comida.
  • Si decidimos conscientemente sucumbir a un capricho, perfecto. Pero aprovechándolo y saboreando ese trozo de chocolate. Es inútil castigarnos, el comer un capricho muchas veces nos hace sentir culpables. La consciencia plena nos ayuda a salir de este círculo y a tener una mejor relación con la comida.

Como hacerlo

  • estar concentrados en lo que hacemos, en este caso comer. Nada de teléfono ordenador, tv.
  • Observar nuestro plato, el color de los alimentos, su textura el sabor.
  • Estar atentos a nuestro cuerpo, reconocer las señales de hambre y saciedad
  • Detectar nuestros mecanismos alimentarios. ¿Cuando aparecen los antojos? ¿En que situación?¿ Que alimentos prefiero?¿con que emoción aparecen?. ¿qué prefiero, dulce o salado?. La única manera de detener un atracón o un picoteo es sabiendo porque se produce y aprendiendo a diferenciar el hambre de otras emociones.
  • Come lentamente, masticando correctamente, dejando los cubiertos en el plato.

Te propongo un ejercicio para que empieces a practicar.

Coje una melocotón, primero miralo y obsérvalo, el color, el aspecto de la piel. Cierra los ojos y pálpalo con tus manos, siénte la consistencia, la textura de la piel, la temperatura. Vuelve a abrir los ojos y siente el aroma.

Muérdelo, escucha el sonido de tus dientes al cortarlo, la sensación en la boca, el sabor.

Mastícalo suavemente, apreciando la sensación de morder y saborear

Traga el primer bocado muy lentamente

Haz lo mismo con el siguiente bocado

Recréate en cada uno de tus sentidos tacto, olfato, gusto, vista, oído.

Intenta hacerlo cada día con un alimento, solo 2 bocados conscientes y cuéntame.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *