Baby-led weaning (BLW) o alimentación autorregulada por el bebé

mar 22, 2019 0 Comentarios en Conducta Alimentria, Estilo de vida, Nutrición
Baby-led weaning (BLW) o alimentación autorregulada por el bebé

El baby-led weaning (BLW) es un método de alimentación complementaria a la leche materna, donde se ofrecen los alimentos enteros a demanda. Significa, destete dirigido por el bebé o alimentación autorregulada por el bebé, es decir el niño escoge qué, como y a que velocidad comer. Se ofrecen alimentos sólidos, no triturados, ni papillas, ni purés, que el niño puede coger con sus manos y llevárselos a la boca, carne, pescado y verduras hervidas y cortadas en trozos alargados.

La idea es que coma en la mesa con la familia, que coma cuando coman todos, alimentos saludables y aptos para su edad.

Lo ideal es iniciarse con cada alimento por separado para conocer la diversidad de sabores, colores, olores y texturas de forma individual. Así el niño descubre la comida como algo natural y divertido, y se establece una relación saludable desde el primer momento.

A partir de los 6 meses, todos los niños ya sean alimentados con lactancia materna o biberón deben iniciar la alimentación complementaria, porque la leche sóla ya no aporta todos los nutrientes que el bebé necesita.

Para empezar con el BLW, el bebé tiene que haber adquirido una serie de habilidades motoras:

  • Mantenerse sentado sin ayuda y con la cabeza erguida.
  • Perder el reflejo de extrusión, por lo que puede llevarse alimentos al fondo de la boca. Puede tragar alimentos sólidos
  • Tiene interés por la comida
  • Muestra hambre y saciedad con gestos
  • Se pone solo la comida en la boca y tiene autonomía con las manos y coordinación ojo-mano-boca.

Normas de seguridad para iniciar el BLW:

  • el bebé ha de mantenerse sentado, sin ayuda de cojines.
  • Nunca ponerle la comida en la boca, el solo debe ser capaz de ponérsela.
  • No utilizar distracciones
  • Ha de estar acompañado por un adulto cuando esté comiendo.
  • Alimentos que se puedan chafar con las encías y con la lengua en el paladar.

Hay que evitar alimentos que puedan causar atragantamiento, aspiración o asfixia:

BLW2

  • comida que no se pueda triturar con el paladar
  • vegetales crudos
  • manzana cruda
  • Alimentos muy pequeños: nueces, uvas, caramelos, palomitas
  • Fruta poco madura o muy dura o con pepitas
  • Frutas cítricas: mandarina, naranja

Beneficios, esta tendencia, que no es nueva, está teniendo cada vez más aceptación en las guias sanitarias de alimentación infantil.

  • Se ofrece comida real desde el inicio.
  • Contribuye al desarrollo de las habilidades del bebé, favoreciendo la mejora de la motricidad fina y de la coordinación mano-ojo, mientras se divierte y se respetan sus ritmos.
  • El bebé tiene la oportunidad de explorar gran variedad de sabores, colores y texturas, promoviendo la aceptación de mayor variedad de alimentos en el futuro.
  • Estimula la creación de mejores hábitos alimentarios desde el principio, contribuyendo a la prevención del exceso de peso infantil y favoreciendo una mejor relación con la comida. Se respetan las señales naturales de hambre y saciedad. Hay estudios que confirman que los bebés alimentados con este sistema aprenden a regular su ingesta, de forma que tienen un IMC más bajo y una mayor preferencia por los alimentos más saludables
  • Anima a los padres a mejorar sus hábitos y preparar recetas saludables que pueden disfrutar con sus hijos en la mesa, lo que permite al niño alimentarse a través del ejemplo, ya que el bebé nunca come solo.
  • Promueve la lactancia materna, aunque la leche artificial no es excluyente.

Desventajas

  • Existe el riesgo de que el niño no alcance las necesidades energéticas, o que la alimentación sea desequilibrada, con escasa ganancia de peso o estancamiento en su desarrollo.
  • Riesgo de atragantamiento, sino se respetan las normas de seguridad o si el bebe no tiene las habilidades motoras necesarias.

Estudios recientes muestran que los bebés alimentados con este método no parecen tener más probabilidades de ahogarse que los que siguen una alimentación más tradicional, con cuchara y papillas, siempre y cuando sigan los consejos para minimizar el riesgo de asfixia.

En definitiva, se trata de poco a poco, ir comiendo comida de verdad y de confiar en el instinto de regulación del bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *