Descubriendo el sorgo, un cereal apto para diabéticos y celíacos

abr 25, 2019 0 Comentarios en alimentos
Descubriendo el sorgo, un cereal apto para diabéticos y celíacos

 

¿Procuras seguir una dieta equilibrada, saludable y variada? El sorgo es un buen alimento para incorporar a tu repertorio de cereales. Sobre todo, si sufres diabetes, sensibilidad al gluten o celiaquía; a continuación te explico por qué.

Aunque sus propiedades nutricionales son muy interesantes, se trata de un cereal poco conocido en nuestra cultura. En este artículo, verás cómo merece la pena hacerle un hueco en tu dieta.

¿Cuál es su aspecto y de dónde proviene?

El sorgo tiene un aspecto parecido al del maíz y sus orígenes se encuentran en África y Asia. Allí es la base de recetas típicas de gastronomías como la hindú, la etíope y la china; con él se preparan toda clase de panes, tortillas, cuscús… Además de usarse para el consumo humano, también se utiliza para alimentar al ganado y para elaborar bebidas alcohólicas.

Este cereal se siembra también en América y en algunas zonas de Europa. Su gran resistencia en zonas áridas permite que su cultivo se haya extendido por todo el mundo, ya que requiere muy poco cuidado.

El perfil nutricional del sorgo

En cuanto a propiedades nutricionales, en este punto el sorgo también es similar al maíz, aunque se diferencia de él por ser más bajo en grasas (tiene menos hidratos de carbono) y contener más proteínas. Esta característica lo hace perfecto para la dieta de deportistas, ya que favorece el desarrollo de los músculos.

A diferencia de otros cereales como el trigo o la avena, el sorgo no contiene gluten, por lo que es apto para celíacos. Asimismo, es ideal para personas con diabetes, porque ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. Concretamente, facilita que el cuerpo absorba y asimile el azúcar de los alimentos poco a poco, contribuyendo a mantener nuestros niveles de energía estables a lo largo del día.

Por otro lado, este cereal es rico en antioxidantes y en Vitaminas B y E, por lo que permite eliminar los radicales libres y mantener sanos los tejidos corporales. Además, contiene mucha fibra, promoviendo así el tránsito intestinal y las buenas digestiones. Consumirlo de forma habitual, ayuda a evitar episodios de gases, estreñimiento y diarrea.

Su aporte en fibra también contribuye a disminuir el colesterol malo en el organismo y a prevenir enfermedades cardiovasculares. También aporta minerales como el calcio, que favorece la salud ósea, magnesio, que contribuye a mantener una musculatura sana, y fósforo, muy saludable para nuestro cerebro.

Ideas para incorporar este cereal a tu dieta 

El sorgo tiene un sabor suave, por lo que combina muy bien con un amplio abanico de alimentos. Podemos utilizarlo en recetas dulces y saladas, por ejemplo, para preparar risottos, guisos, ensaladas, pasteles, snacks… Por ejemplo, igual que prepararíamos las palomitas de maíz, podemos tostar los granos de este cereal en una paella con un chorro de aceite bien caliente y esperar a que se hinchen para obtener palomitas de sorgo.

También podemos emplear la harina de este cereal para preparar pan, rebozados, bizcochos…del mismo modo que haríamos con cualquier otra clase de harina. En definitiva, es un cereal con las mismas posibilidades que cualquier otro.

RECETA: RISOTTO DE SORGO Y SETAS

¿Te animas a preparar un risotto de sorgo y setas? Esta receta de Enfemenino me ha gustado. ¡Te animo a probarla!

Ingredientes

  • 400 g de sorgo
  • 1 cebolla mediana
  • 1 L de caldo de verduras
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de queso parmesano rallado
  • Aceite de oliva
  • 300 g de setas variadas
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación

  1. 1.Picar la cebolla en trozos pequeños.
  2. Limpiar y laminar las setas.
  3. Poner aceite de oliva en una sartén a fuego medio. Cuando esté caliente, añadir la cebolla y dejarla pochar durante unos minutos.
  4. Incorporar las setas, la sal y la pimienta al gusto. Mantener en el fuego hasta que se ablanden.

    5. Mientras tanto, poner en un cazo el litro de caldo e ir calentándolo a fuego medio.

  5. Agregar el sorgo a la sartén donde tenemos la cebolla y los champiñones. Remover durante 5 minutos.
  6. Ir añadiendo el caldo poco a poco: cada vez que se consuma, añadir unas cucharadas más y seguir este procedimiento hasta completar el litro de caldo.
  7. El sorgo debe cocerse durante unos 20 o 25 minutos.
  8. Una vez esté listo, retirar del fuego y agregar el quesoparmesano y la mantequilla. Remover bien. Probar y rectificar si es necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *