Ajo negro: todavía más beneficioso que el ajo común

jul 21, 2017 0 Comentarios en alimentos
Ajo negro: todavía más beneficioso que el ajo común

                                                                                                             

 

El ajo es un ingrediente muy utilizado en la cocina mediterránea, con múltiples propiedades para nuestra salud y conocido por ser un antibiótico natural. Y ¿qué hay del ajo negro? ¿Cuál es su origen y qué beneficios aporta a nuestro organismo? Cada vez oímos a hablar más de este alimento y lo encontramos en las cartas de más restaurantes, especialmente en los de alta cocina.

Sus propiedades nutricionales superan – hasta 10 veces – a las del ajo común y es considerado un superalimento por muchos profesionales de la salud. Sin duda, vale la pena descubrirlo e integrarlo en nuestra alimentación, por todo lo que éste alimento puede aportarnos.

Antes de entrar a analizar su perfil nutricional, es importante recordar que las personas con intolerancia al ajo común, también serán intolerantes al ajo negro. También las personas con problemas de coagulación de la sangre y aquellas que vayan a someterse a una operación deben evitar su consumo. Además, el ajo negro puede interaccionar con los medicamentos anticoagulantes, propiciando la aparición de hemorragias.

¿Cuál es su aspecto y de dónde proviene el ajo negro?

Este alimento tiene sus orígenes en Japón. Se dice que un científico japonés que quiso reducir el fuerte aroma del ajo blanco, decidió ponerlo a ahumar; dando lugar al ajo negro, cuyo consumo y popularidad se dispararon por Oriente debido a sus grandes propiedades.

El ajo negro es el resultado de un proceso de transformación del ajo blanco, que consiste en someter los bulbos de ajo a altas temperaturas y condiciones de humedad específicas, durante semanas. De este modo, el ajo pierde hasta el 97% de su aroma original, volviéndose de color negro intenso.

Su aspecto es más seco que el blanco, pero al abrirlo nos encontramos con una textura blanda. El ajo negro contiene más calorías (100g de ajo negro aportan 180kcal mientras que 100g de ajo blanco, 120Kcal) y un sabor más dulce que el blanco. También es ligeramente ácido y Umami (LINK AL ARTÍCULO UMAMI), y su sabor recuerda un poco al vinagre balsámico y al regaliz.

Se trata de un ingrediente muy utilizado como condimento en la cocina asiática y muy popular ya en EE.UU, donde lo utilizan en alta cocina. Sin embargo, su consumo no está todavía extendido en España, aunque se cultiva en algunas zonas como las Pedroñeras, en Madrid.

Propiedades nutricionales del ajo negro                                                     

El ajo negro aporta todos los aminoácidos esenciales (aquellos que el cuerpo no puede generar, sino que proceden de la dieta). Por este motivo, es muy recomendable para fortalecer los huesos y para la reparación de tendones, ligamentos y articulaciones.

Rico en Vitamina C, es un alimento muy antioxidante, que reduce el impacto de los radicales libres en nuestro organismo y, de este modo, el envejecimiento prematuro de nuestras células. Es por ello que su consumo es recomendable en aquellas personas que sufren enfermedades crónicas y degenerativas.

Algunas investigaciones han demostrado también que el ajo, ya sea negro o blanco, refuerza las defensas y el sistema inmunitario, aumentando la proliferación de linfocitos y protegiendo al organismo de infecciones, resfriados, etc.

Y no sólo eso, gracias a su contenido en alicina y ajoenos, el ajo negro es un excelente alimento para cuidar de nuestra salud cardiovascular, mejorando la circulación de la sangre, reduciendo el riesgo de trombosis y la tensión arterial y ayudando a regular los niveles de colesterol. El hecho de que mejore la circulación, ayuda además a prevenir la migraña.

Su alto valor energético hace que sea un alimento ideal en la dieta de deportistas y es, también, diurético y regulador del tránsito intestinal, por lo que favorece la eliminación de toxinas. Su consumo es recomendable para personas con diabetes, debido a que contribuye a reducir los niveles de azúcar en sangre.

Ideas para incorporarlo a tu dieta

Al ser un alimento energético, es preferible consumirlo por la mañana, por ejemplo, en ayunas (uno o dos granos), aunque esto puede ocasionar una digestión pesada en algunas personas. Otra opción es untarlo en tostadas o bien utilizarlo en todo tipo de recetas de carne, pescado, cremas, salsas, pasta, arroces…igual que el ajo común.

Si eres deportista, consúmelo antes de iniciar la actividad física, ya que te ayudará a conseguir un mejor rendimiento. Recuerda que se conserva en buen estado hasta 12 meses, a temperatura ambiente y que puedes encontrarlo en tiendas de dietética, supermercados ecológicos y en algunos supermercados convencionales.

RECETA: HUMMUS DE AJO NEGRO

Ingredientes

  • 400g de garbanzos cocidos
  • 3 cucharadas soperas de Tahin (crema de sésamo)
  • Zumo de 2 limones
  • 2 dientes de ajo negro
  • 1 diente de ajo blanco (opcional)
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de sal
  • Especias al gusto: comino, pimienta negra y pimentón
  • Semillas de sésamo para decorar 

Preparación

  1. Introducir todos los ingredientes (excepto las semillas de sésamo) en la batidora y triturar bien. Podemos añadir agua si la mezcla queda muy espesa.
  2. Servir en un bol con las semillas de sésamo por encima. Debemos lavarlas y tostarlas ligeramente en la sartén, previamente.
  3. Podemos acompañarlo con tiras de verdura cruda (zanahoria, pepino, apio…), tostadas o nachos.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *