¿Todavía no conoces la chía?

abr 2, 2017 0 Comentarios en alimentos
¿Todavía no conoces la chía?

 

Este mes quiero hablarte de la chía; una semilla considerada un superalimento por sus grandes beneficios nutricionales. Se habla de ella como un alimento “milagroso” para perder peso, o para proporcionar energía a los deportistas que buscan aumentar su rendimiento, y se destacan muchas otras ventajas que veremos continuación.

Pero antes que nada es importante recordar que ningún alimento es bueno en exceso, y que la chía, junto con los demás alimentos y los cada vez más populares “superalimentos”, debe consumirse con moderación y en el marco de una dieta equilibrada.

¿Cuál es el aspecto de la chía y de dónde proviene?

Las semillas de chía (Salvia Hispánica) son negras, diminutas y de sabor agradable; para algunos, similar al de la nuez. Provienen de una planta herbácea de la familia de las lamiáceas, originaria de Centroamérica, concretamente, del sur de Méjico.

Sus inicios se remontan a unos 3.500 años A.C y, como su nombre indica (significa “fuerza”), es un alimento de alto valor energético, que fue básico en la alimentación de los mayas y los aztecas. Para estas civilizaciones, la chía era uno de los cultivos principales, junto con el del maíz, y la utilizaban como base de preparaciones medicinales, así como para preparar bebidas y otras recetas combinándola con cereales.

La riqueza energética de este alimento es también conocida por los Rarámuris o Tarahumaras (Chihuahua, México), una población cuyo nombre significa “el de los pies ligeros”, muy popular por la gran resistencia de sus corredores de larga distancia.

Propiedades nutricionales de la chía

Sin duda, la combinación de nutrientes que nos ofrece esta diminuta semilla es muy interesante: vitaminas, minerales, fibra, calcio, proteínas y un alto contenido en ácidos grasos de calidad, especialmente de Omega-3. Además es un alimento sin gluten, apto para celíacos.

Se dice que la chía contiene más Omega-3 que el salmón, un ácido graso beneficioso para nuestro sistema nervioso y para el correcto funcionamiento de nuestros órganos, que además contribuye a la salud de la piel y el cabello.

Gracias a sus ácidos grasos de calidad, la chía es un alimento beneficioso para controlar el colesterol malo, la hipertensión y para cuidar del corazón. Otra de sus características es su poder antioxidante; por lo que consumirla ayuda a prevenir los daños de los radicales libres en el organismo y con ello, el envejecimiento prematuro.

Por otro lado, a la chía se le atribuyen más proteínas que a cualquier otra semilla, cinco veces más calcio que la leche entera, el doble de potasio que los plátanos, el triple de hierro que las espinacas y el triple de antioxidantes que los arándanos. Se trata, también, de un alimento saciante, recomendado en las dietas para perder peso.

Esto se debe a que sus semillas, cuando se combinan con líquidos (como agua o leches animales o vegetales) absorben hasta 10 veces su peso en agua, convirtiéndose en un gel voluminoso que ayuda a calmar el apetito durante más tiempo y a controlar los niveles de azúcar en sangre. Por este motivo, la chía es también recomendable para personas con diabetes.

En cuanto a su impacto en el rendimiento deportivo, hay distintas opiniones al respecto. Mientras que algunos la consideran un alimento capaz de aumentar la resistencia de los deportistas, el diario Sport reveló en este artículo que tras realizar un test sobre 24 corredores habituales, se comprobó que no hubo diferencias en el tiempo de extenuación, entre el día en que consumieron agua y el día que tomaron agua con aceite de chía.

Ideas para incorporar ésta semilla a tu dieta

Una de las formas más habituales de consumir la chía es, como he explicado anteriormente, en forma de “gel”, combinándola con bebidas como el agua, los zumos de verduras y/o frutas, leches o yogures. Para realizar esta preparación debemos mezclar 1/3 de una taza de semillas con 2 tazas de líquido y remover. En menos de diez minutos, la chía absorbe una gran cantidad de líquido y se forma una masa gelatinosa.

Otras opciones son tomarla en forma de brotes tiernos, aceite, suplementos o simplemente espolvorear las semillas por encima de ensaladas, sopas, cereales u otros platos. También puedes triturar las semillas con un molinillo de café y añadirlas a tus batidos y sopas; de este modo, conseguirás favorecer la absorción de sus nutrientes. La chía también es muy utilizada en la elaboración de productos de panadería.

RECETA PUDIN DE CHÍA Y MANGO

Si te han entrado ganas de probar una receta a base de chía, te recomiendo este delicioso pudin de @coliflower.es; es ideal como desayuno o merienda.

Ingredientes

  • 100 ml de leche de almendra
  • 1 cucharada sopera de semillas de chía
  • Mango al gusto
  • Un puñadito de nueces de Brasil

Preparación

  1. Mezclar y guardar toda la noche en la nevera la leche de almendra con la chia.
  2. La mañana siguiente, añadir el mango (cantidad al gusto) y triturar.
  3. Servir con nueces de Brasil troceadas por encima.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *