¿Cuál es tu comfort food?

Jul 27, 2014 0 Comments in Conducta Alimentria
¿Cuál es tu comfort food?

Hoy quiero hablar del término comfort food, es un término difícil de definir porque no existe una traducción exacta en castellano. Se habla de cocina refugio, pero no creo que esta traducción capte la esencia de la idea.

El término comfort food surge en Estados Unidos en la década de los 70 y hoy es tendencia en España. Se trata de la relación entre la comida, la memoria gustativa y las emociones. En un post anterior comer sin hambre, ya comenté que comemos por razones que no tienen nada que ver con el hambre y creo que los dos temas tienen mucho en común.

Uno de los ejemplos más famosos de comfort food de la literatura, es la novela de Proust, En busca del tiempo perdido, el primer volumen de la serie, Por el camino de Swan, contiene el conocido episodio de la magdalena mojada en té.

« Me llevé a los labios una cucharada de té en la que había echado un trozo de magdalena. Pero en el mismo instante en que aquel trago, con las migas de bollo, tocó mi paladar, me estremecí, fija mi atención en algo extraordinario que ocurría en mi interior. Un placer delicioso me invadió, me aisló, sin noción de lo que lo causaba. Y él me convirtió las vicisitudes de la vida en indiferentes…»

Comfort food se asocia a la comida casera, sabores tradicionales que reconfortan y proporcionan sensaciones agradables no sólo al paladar, también a nivel emocional, sentimientos de nostalgia y tranquilidad. Platos que provocan recuerdos, recuerdos de nuestra infancia, de lugares, personas, situaciones.

Esta corriente cada vez está más presente en las cocinas profesionales, muchos restaurantes han incluido en sus cartas platos tradicionales actualizados, donde el protagonista es el producto, con elaboraciones sencillas y naturales. La idea de escribir este post surgió hace unos días cuando fui a cenar a un restaurante y habían modificado la carta con platos muy sencillos, y una de mis amigas dijo: esto es lo que está de moda, lo que antes comíamos en casa.

Cada uno de nosotros tiene su propio comfort food, de la misma forma que tenemos una peli o un libro. En muchos casos coincidiremos, sobre todo entre personas de la misma zona. Es un plato reconocible, ligado a la memoria y al entorno. Pueden ser unas croquetas o los canelones de la abuela, lo que está claro es que no será una espuma o un plato de cocina molecular. No hay nada mejor después de un viaje que llegar a casa y desayunar un café con leche de nuestra cafetera, a pesar de haber tomado en el hotel un capuchino delicioso, eso es comfort food en estado puro, ahora ya estoy en casa.

Mi comfort food son las croquetas de mi madre, nunca he conseguido hacerlas igual por mucho que lo intento ¿cuál es el tuyo?.

Un consejo, leer entero el episodio de la magdalena mojada en té, es «delicioso».

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *