Empieza por lo que más te gusta (¡sobre todo en fiestas!)

Dic 21, 2015 0 Comments in Conducta Alimentria
Empieza por lo que más te gusta (¡sobre todo en fiestas!)

¿Es posible superar las fiestas sin ganar peso? Por supuesto que sí. Sólo hay que prestar atención a lo que comemos y saber compensar los excesos, como os explique en el post «en diciembre que me quede como estoy«. Pero además, hay determinadas conductas que observo a menudo entre familiares y amigos que debemos evitar, porque aunque en el día a día puede que no tengan mucha importancia sobre la ingesta calórica total, en época de fiestas pueden contribuir a aumentar mucho el consumo de calorías.

Seguro que lo habréis oído más de una vez: «lo que más me gusta me lo dejo para el final». Suelen hacerlo personas a las que no les preocupan las calorías y el problema es que la mayoría de las veces, cuando llega el momento de comer esos alimentos favoritos que hemos dejado apartados, ya no tenemos hambre. Y al ser tan buenos, ¡se comen igual!. Un ejemplo del día a día sería comernos las gambas de la paella al final, mientras que en  fiestas, por ejemplo, dejarnos para después de los turrones, la porción de panettone que tanto nos gusta.

Por otro lado, tenemos a aquellos que piensan: «lo más bueno, como es lo que más engorda, aunque sea lo que más me gusta, no me lo como». Otro comportamiento, común entre personas preocupadas por su peso, que no es para nada recomendable, porque autoinponernos una restricción nos va a provocar más ganas de comer lo que deseamos y puede conducir a un mayor atracón. ¡Cuántas veces me lo explican mis pacientes!:  «Yo no quería comérmelo pero al final no me pude resistir y lo peor es que comí el triple de lo que quería comer.»

Ante una mesa repleta de manjares con un tentador foie que además ha cocinado la anfitriona y que nos llama la atención desde el primer momento, pensamos: «mejor no, tiene muchas calorías y es pura grasa. Comeré unos espárragos, jamón, salmón ahumado, gambas y un poquito de queso con pan». Pero seguimos mirando el foie y al final, ¡no podemos resistirnos a probarlo! Y el resultado después de tanto rodeo, es que acabamos comiendo de más; tanto lo ligero, como lo que más nos apetecía y nos habíamos prohibido.

Estos días vamos a encontrarnos con mesas repletas de muchos tipos de comida, normalmente toda buenísima. Mi consejo es:  prioriza y empieza a comer por lo que más te gusta, porque tanto aquellos que lo dejan para el final, como aquellos que lo evitan, acaban comiéndoselo y comiendo más de lo necesario.

¡ Felices fiestas !

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *