En diciembre, que me quede como estoy

Dic 10, 2014 1 Comments in Dieta
En diciembre, que me quede como estoy

Llega la Navidad y con ella, comidas y cenas de empresa, con la familia, amigos. Muchos pacientes me dicen, bueno ahora ya nada, llega Navidad y se acabó la dieta, hasta enero. Cómo es que ya no haces dieta hasta enero? qué quiere decir «no hago dieta» pregunto yo. En estas fechas no tenemos porque dejar de cuidarnos y practicar un estilo de vida saludable, puedes seguir bajando de peso o mejor mantener el que ya has perdido, sin tener la sensación de no poder disfrutar de las comidas. La norma es «que me quede como estoy».

Para enfrentar a estas situaciones has de aprender a compensar y además a prestar atención a lo que comes. Elige bien, las calorías importan y la cantidad también.

COMO COMPENSAR.

– Compensa los excesos, si tienes una comida o una cena en que sabes que vas a comer mucho, compensa en la siguiente comida, el día antes o el día después.

– Haz un desayuno detox, por ejemplo, un zumo de tomate con apio y un huevo pasado por agua con pan de espeta o integral.

– Para compensar no te saltes ninguna comida, a media tarde o a media mañana toma un yogur desnatado, una fruta o un caldo.

– Como primer plato toma caldos o sopas vegetales, con verduras depurativas como acelgas, apio, puerro, cebolla, alcachofas. Para ayudar al cuerpo a eliminar toxinas.

– De segundo plato, proteínas ligeras, pescado y huevos. Proteínas que puedas cortar sin cuchillo.

– Bebe mucha agua e infusiones.

– Añade  a tu dieta alimentos termogénicos, que aumentan el gasto energético al generar calor y también aumentan la sensación de saciedad como, pimienta, canela, mostaza, cúrcuma, jengibre, te verde. Por ejemplo añade a tus sopas, pimienta y cúrcuma. Puedes hacerte una infusión de te verde con jengibre y para endulzar un poco de canela en rama.

PRESTA ATENCIÓN A LO QUE COMES.

Si estás en un restaurante, elige bien, presta atención a lo que comes. La cantidad y las calorías importan.

– No te comas el pan antes de empezar a comer, elige pan integral, una ración para toda la comida.

– Si el primer plato es de picar y lo has de compartir, opta por los alimentos menos calóricos, verduras, ensaladas, marisco, jamón.

– Como plato principal toma carne o pescado, al horno o a la plancha, cuidado con las salsas y guarniciones.

– Toma como máximo una o dos copas de vino, el resto agua con o sin gas.

– De postre pide algo ligero, si no puedes resistir la tentación y quieres algo dulce, compártelo.

– Intenta limitar los excesos a los días de fiesta.

– Mira a tu alrededor y fíjate en los demás, seguro que hay mucha gente que también se cuida.

SI COCINAS TÚ.

– Puedes hacer recetas menos calóricas e igualmente tradicionales, una taza de consomé aporta 150 kcal, una sopa de galets 256 kcal. El pavo tiene menos grasa que el cordero. La forma de cocinar también es importante, a la sal, en papillote, al horno. Cuidado con la cantidad de aceite que utilizas para cocinar.

– Como postre siempre fruta fresca, la puedes cortar en carpaccio para darle un toque especial. Si te apetece un postre típico de Navidad tómalo después de la fruta, es mejor consumir los azúcares rápidos después de las comidas y no entre horas ya que al estar mezclados con el resto de alimentos, modifican de manera diferente el índice glucémico y engordan menos.

Y sobre todo disfruta de la comida, de cuidarte y de la compañía.

¡Feliz Navidad!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *