Comidas del mundo: un plato de oriente medio, hummus

mar 12, 2019 0 Comentarios en Image
Comidas del mundo: un plato de oriente medio, hummus

La receta de hoy es de hummus, un plato muy antiguo y con un origen muy controvertido, aunque en general se acepta que fueron los árabes de levante y los egipcios los primeros en prepararlo. Es muy común en los países  de oriente medio.

Hummus significa garbanzo en árabe. Es un puré de garbanzos cocidos al que se le añaden algunos ingredientes para darle sabor, dependiendo de cada región y del gusto de cada uno.

La receta es del libro Jerusalén, que no sólo es un libro de cocina con recetas estupendas, es mucho más es un libro sobre la cultura, la gastronomía y costumbres de esta fantástica ciudad.

Sus autores son Yotam Ottolenghi y Sami Tamimi, los dos nacieron en Jerusalén. Yotam en una familia Judía y Sami en una Palestina. Nunca coincidieron allí, se conocieron cuando ambos se trasladaron a Londres para dedicarse a la cocina. Actualmente son socios en diversos negocios entre ellos el restaurante Ottolengui.

IMG_5285

Ingredientes

  • 250 g de garbanzos secos (600 cocidos)
  • 1 cucharadita de bicarbonato (si los garbanzos son secos)
  • 270 g de tahina (pasta de semillas de sésamo)
  • 4 cucharadas de zumo de limón
  • 4 dientes de ajo majados
  • 100 ml de agua helada
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Preparación

El plato se ha de preparar el día antes cuando se hace con garbanzos secos. Se lavan muy bien los garbanzos y se colocan en un bol grande, cubiertos de agua fría. Se dejan en remojo toda la noche.

Al día siguiente, escurrir los garbanzos. Calentar una sartén a fuego vivo y añadir los garbanzos y el bicarbonato. Cocer durante 3 minutos, sin dejar de remover. Añadir 1.5 litros de agua fría y llevar a ebullición. Hervir entre 20 y 40 minutos, hasta que estén tiernos, eliminando la espuma y las pieles.

Escurrir los garbanzos y triturar hasta obtener una pasta firme. Añadir la tahina, el zumo de limón, el ajo y una cucharadita de sal.

Por ultimo verter poco a poco el agua helada y seguir mezclando hasta obtener una pasta cremosa y muy suave. Verter el humus en un bol, cubrirlo con film transparente y reservar como mínimo 30 minutos.

Puede guardarse en la nevera hasta 3 días. Sacarlo del frigorífico al menos 30 minutos antes de consumirlo. Servirlo rociado con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

“Aunque requiera un gran acto de fe, nos gusta imaginar-no tenemos demasiado que perder-, que el humus acabará uniendo a los jerosolimitanos, si nada más lo consigue”

Y. Ottolenghi

S. Tamimi

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *