La cebolla negra, un producto gourmet con beneficios para la salud

mar 19, 2019 1 Comentarios en alimentos
La cebolla negra, un producto gourmet con beneficios para la salud

 

Después de dedicar un artículo al ajo negro, me gustaría hablaros de otro alimento considerado también un producto gourmet y superalimento, que se obtiene mediante un proceso similar: la cebolla negra. Si te gusta la gastronomía y comer de forma saludable, no puedes dejar de probarla. ¡Es todo un manjar, con buenas propiedades nutricionales!

Del mismo modo que el ajo negro, la cebolla negra es originaria de Japón, donde se comenzó a utilizar en medicina tradicional. En España, sus orígenes se encuentran en Andalucía, donde la empresa La Abuela Carmen, ubicada en la localidad de Montalbán de Córdoda, fue la primera en producirla.

¿Cómo se elabora? ¿Cuál es su aspecto y su sabor?

Este tipo de cebolla es, como su nombre indica, de color negro, como resultado de un largo proceso de maduración natural al que se ha sometido, durante 70 días (10 más que en el caso del ajo negro). Hay que remarcar que no se requiere ningún aditivo para su elaboración.

Este proceso combina una temperatura (66 grados) y humedad (80%) controladas. Como resultado, se obtiene una cebolla de sabor dulzón, balsámico y parecido al caramelo, con una textura cremosa.

Propiedades nutricionales de la cebolla negra

Otras características que destacar de la cebolla negra son que se digiere con mayor facilidad que la cebolla blanca y que aporta el doble de antioxidantes. Según publicaba a finales de febrero la agencia de noticias científicas SINC, sus beneficios nutricionales han sido demostrados recientemente por un estudio realizado por un grupo de investigadores del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA) y de la Universidad de Córdoba.

Según esta investigación, difundida en la revista LWT – Food Science and Technology, la cebolla negra posee 53 componentes con propiedades beneficiosas para el organismo:

  • 21 aminoácidos, entre ellos la fenilalanina, (que se caracteriza por su efecto analgésico) y la leucina (favorece la construcción de nuevos tejidos).
  • 10 flavonoides, como la quercetina (sustancias antimicrobianas y que favorecen la acción cardiovascular)
  • 22 compuestos organosulfurados, como la isoaliína, caracterizada por su función antiséptica.

¿Cómo utilizarla en la cocina?

El estudio mencionado en el punto anterior plantea la utilización de la cebolla negra tanto como suplemento dietético como a nivel culinario.

Puedes consumirla sola – ya que su sabor es mucho más suave que el de la cebolla fresca – o bien utilizarla en tus recetas para sustituir la cebolla blanca.

¿Te animas a probarla? Aún no está disponible en todos los supermercados. De momento, podrás encontrarla en El Corte Inglés, en Lidl (línea Deluxe) y en la tienda online de La Abuela Carmen.

RECETA: SOPA JAPONESA DE CEBOLLA NEGRA CON HUEVO A BAJA TEMPERATURA

sopa_cebolla_negra_Fuente_La_Abuela_Carmen

Para disfrutar de este maravilloso ingrediente, os comparto una receta que me ha encantado. Es de la chef Miriam Cozar y está publicada en la página web de La Abuela Carmen.

Ingredientes (para 1L de sopa)

  • 1,5 litros de agua mineral
  • 2 unidades de cebolla negra
  • 1 hoja de alga Kombu
  • Media cucharada sopera de miso blanco
  • 200 gr de matitas vivas de tirabeques germinados
  • 200 gr de zanahorias
  • 4 huevos
  • 2 cucharadas soperas de AOVE Arbequina
  • Flor de sal al gusto

Preparación

  1. Infusionar la cáscara de la cebolla negra en el agua mineral, con el alga Kombu y el miso.
  2. Cuando haya reducido medio litro, filtrar.
  3. Picar las cebollas bien finas y añadir.
  4. Dejar infusionar retirado del fuego.

Para la crema de zanahoria:

  1. Cocer la zanahoria con muy poca agua y flor de sal.
  2. Escurrir y reservar un poco de agua de cocción.
  3. Triturar, emulsionar con dos cucharadas soperas de AOVE y un poco de agua de cocción.
  4. Corregir de sal.
  5. Condimentar con un poco de pimienta.
  6. Blanquear levemente los Tirabeques en agua a 100º.

Para preparar el huevo:

  1. Puedes preparar el huevo poché o bien a baja temperatura. Para cocerlo a baja temperatura deberás sumergir el huevo entero durante 40 minutos en agua a temperatura constante de 65º. Luego, pon agua a 90º, abre con cuidado la cáscara del huevo y sumerge hasta que cree una película por fuera. Extrae el huevo.

Montaje del plato

  1. En un bol pequeño y hondo, sirve un poco de crema de zanahoria.
  2. “Planta” los Tirabeques.
  3. Coloca el huevo a baja temperatura (o poché) en el centro del bol.
  4. Vierte la sopa lentamente en el recipiente.

¿Eres vegetarian@ o vegan@? Entonces puedes sustituir el huevo por dados de tofú a la plancha. 😉

¡Buen provecho!

 

Fotos extraídas de La Abuela Carmen y agencia SINC.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *