Propósitos de septiembre

Sep 17, 2014 2 Comments in Estilo de vida
Propósitos de septiembre

La motivación no puede entenderse como algo que se tiene sino más bien como algo que se hace. Implica reconocer un problema, buscar una forma de cambiar, y entonces comenzar y mantener esta estrategia de cambio. Resulta que existen muchas formas de ayudar a la gente a que así lo reconozcan y actúen.

                                                                                                                                                               Miller, 1995

Llega septiembre y con él una lista de nuevos propósitos. Dejar de fumar, empezar a hacer ejercicio físico, perder peso, aprender un idioma.

Las vacaciones nos llevan a cambiar el ritmo, desconectar, pararnos a pensar que tal van las cosas, quizá no hemos cumplido los propósitos que nos planteamos en enero y septiembre es un buen momento para retomarlos o proponernos nuevos objetivos.

Si tu propósito es perder peso, estas son algunas estrategias que espero te ayuden a conseguirlo.

1. Busca tu motivación. Cada uno tiene una motivación diferente para perder peso, estos son algunos ejemplos, pero hay muchos más.

– Salud, sabes que la obesidad y el sobrepeso están relacionadas con muchas enfermedades. Quieres controlar mejor tu tensión arterial, colesterol o cualquier enfermedad relacionada con la obesidad.

– Quieres poder salir en bici con tus hijos, jugar, hacer ejercicio y sentirte más ágil.

– Quieres alimentarte saludablemente. Basta de platos precocinados y bollería industrial, quieres comprar alimentos frescos, de temporada y proximidad, quieres saber lo que comes.

– Mejorar tu imagen personal, este verano te has sentido mal en la playa y no quieres que esto te vuelva a pasar.

– «para qué» quieres perder peso.

Sea cual sea tu motivación debes tenerla presente para no abandonar y ser constante. La motivación proviene de uno mismo, son nuestros valores e intereses los que movilizan las acciones para cambiar nuestro estilo de vida. Es importante que la motivación la establezcas antes de empezar y la vayas recordando.

2. Elige el momento. No dejes que pasen las semanas sin empezar, pero ponte a ello cuando realmente lo quieras y no cuando alguien te lo dice.

3. Elabora un plan. Márcate objetivos concretos y realistas, que puedas alcanzar a corto plazo, pero no esperes resultados inmediatos. La mayoría de propósitos no cumplidos, viene dados por metas irrealizables.

4. Sabes como empezar? A lo mejor no lo sabes, piensa en cosas que te ayudaron en el pasado, personas de tu entorno que puedan ayudarte, familia, amigos. Empieza por lo más fácil, lo que psicológicamente te cueste menos, y poco a poco ves introduciendo cambios. Cambia el pan blanco por pan de espelta o integral, los lácteos enteros por lácteos desnatados, come algo a media mañana y a media tarde, márcate un horario de comidas, haz la compra con lista, hay un montón de cosas que puedes hacer.

Si es necesario busca la ayuda de un profesional.  Tu médico te facilitará herramientas y técnicas de ayuda.

5. Date permiso. Incorporar nuevos hábitos no es fácil, date permiso para un traspié. Si te saltas la dieta no tires la toalla, continúa en la próxima comida.

6. Prémiate. Date un premio cuando llegues al primer objetivo, algo que te ayude a sentirte mejor y no tenga relación con la comida, ropa, un masaje, cremas.

¿cuál es tu propósito para septiembre?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *