¿Alergia estacional? mejora tus síntomas con una nutrición adecuada

may 24, 2017 0 Comentarios en salud
¿Alergia estacional? mejora tus síntomas con una nutrición adecuada

Las alergias estacionales se deben a la exposición de sustancias suspendidas en el aire, que aparecen durante ciertas épocas del año. La primavera es la época temida por los alérgicos al polen, ya que el polen es uno de los alérgenos más frecuentes. Pero no es la única época del año en la que se dan síntomas de alergia, ya que existen otras propias del otoño, invierno o verano.

En España la alergia al polen de gramíneas afecta a más de seis millones de personas. Este año según la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (Seaic), los alérgicos al polen se enfrentan a una primavera menos intensa que en el 2016. En las alergias existe una clara predisposición genética, pero que la incidencia de alergia sea mayor o menor va a depender de varios factores ambientales, como la tasa de precipitaciones de otoño e invierno, la contaminación, la temperatura ambiental. Los síntomas principales de la alergia primaveral son la rinitis y la conjuntivitis.

Las alergias son estados de hiperreactividad inmune, con consecuencias muy variadas, desde trastornos leves como picores, rinitis, estornudos, que en los casos más graves pueden limitar sustancialmente la calidad de vida y las actividades diarias.

En las alergias estacionales, la exposición a las sustancias medioambientales, como el polen, hace que el sistema inmunitario se sobreexcite y empieza a liberar inmunoglobulinas de tipo E (IgE) de forma exagerada. Estas moléculas se unen a los mastocitos, un tipo de célula blanca, que empieza a liberar histamina descontroladamente y otras citoquinas inflamatorias. Estas sustancias causan síntomas locales como picor, hinchazón, enrojecimiento de los ojos, garganta y nariz; aumento de la producción de moco y conjuntivitis.

Los antihistamínicos son el tratamiento farmacológico más comúnmente empleado y actúan bloqueando la liberación de histamina. Pero además de estos medicamentos, algunos suplementos nutricionales y el tipo de dieta nos pueden ayudar a reducir la respuesta inmune y lograr un mejor control de los síntomas.

Dieta

  • Elegir alimentos frescos, ecológicos y de proximidad.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras, mínimo 5 raciones al día. Además de alcalinizar, estos alimentos nos proporcionan antioxidantes y vitamina C que ayudan a prevenir su aparición.
  • Evita los alimentos procesados y ultraprocesados. Especialmente los elaborados con conservantes y colorantes artificiales.
  • Desintoxica tu organismo, con infusiones de boldo, cardo mariano o diente de león además de algún zumo detox. Limpiar nuestro organismo es importante para regular nuestro sistema inmune.
  • Reduce el consumo de sodio y de alimentos salados, no añadas sal a tus comidas.
  • Disminuye el consumo de proteína animal.
  • Si tienes sobrepeso, intenta reducir un poco.

Suplementos nutricionales

 

  • Probióticos. Pueden modular la respuesta inmune. La suplementación con probióticos disminuye los niveles de citoquinas inflamatorias, los síntomas de alergia y la necesidad de medicación. Ayudan a mantener la microbiota intestinal en buen estado, previniendo la aparición del intestino permeable contribuyendo a evitar que los alérgenos pasen a la sangre.
  • Vitamina D. La vitamina D al igual que los probióticos es un nutriente inmunomodulador y debe ser considerada como como parte del tratamiento de las alergias, especialmente si hay evidencia de su deficiencia. Ha sido muy estudiada en el tratamiento del asma, desempeñando un papel esencial en su control.
  • Vitamina C. Actúa como antioxidante y refuerza las pareces vasculares, evitando la exudación de fluidos y citoquinas inflamatorias, reduciendo el edema y la hinchazón, además de reducir los niveles de histamina.
  • Te verde, es otro nutriente rico en flavonoides que se ha demostrado que reduce los síntomas de la alergia, actuando como antioxidante y antihistamínico.
  • Cardo mariano. La silimarina, flavonoide del cardo mariano es un potente antioxidante con propiedades hepatoprotectoras y antihistamínicas.
  • Quercetina. Es un flavonoide con propiedades antiinflamatorias, antialérgicas, inmunomoduladoras e inhibidor natural de la histamina. Reduce significativamente los síntomas cutáneos y oculares.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *