¿Te gusta el cilantro?

dic 3, 2017 0 Comentarios en alimentos
¿Te gusta el cilantro?

 

Es la hierba fresca más consumida  en el mundo. Coriandrum sativum, es oriundo de Oriente Próximo. Se han encontrado semillas en asentamientos de la Edad de Bronce y en la tumba de Tutankhamon; se llevó muy pronto a China, India y el sudeste asiático, más tarde a América Latina, donde es muy popular. El cilantro no es muy común en el Mediterráneo y Europa, donde muchas veces se describe su aroma como “a jabón”. El principal componente del aroma es un aldehído graso, el decenal, es muy reactivo y por eso la hoja de cilantro pierde su aroma si se calienta, se usa principalmente en preparaciones no cocinadas como por ejemplo el ceviche y el guacamole.

El cilantro contiene gran cantidad de sustancias bioactivas: flavonoides antioxidantes, potasio, magnesio, manganeso, hierro y vitaminas A, C, K y B. Estas sustancias le proporcionan propiedades curativas que se han utilizado desde hace siglos, antimicrobianas, antioxidantes, antiinflamatorias, mejora la digestión y es detoxificante de metales como el plomo.

A mi lo que más me llama la atención del cilantro es la cilantrofobia, no es broma, existen más de mil entradas en google, que hablan sobre el odio al cilantro. Esta hierba no deja a nadie indiferente, las opiniones sobre él están muy divididas, a unas personas les encanta porque  saben apreciar el aroma cítrico que dicen que contiene y a otras como es mi caso no nos gusta nada. Su aroma lo identificamos con el detergente y nos arruina el plato, porque de verdad que te crees que han enjuagado mal el plato y los demás no se han dado cuenta.

Hasta hace unos años el cilantro era poco conocido en nuestra cocina, en nuestro país solo es habitual en Canarias donde es muy utilizado en las recetas de mojo verde.

Las hojas del cilantro son las que dan este sabor a jabón y es debido a los aldehidos. Los aldehídos son compuestos orgánicos presentes en muchos productos naturales, se utilizan para fabricar perfumes y jabones.

El odio al cilantro se relaciona con una base genética, parece ser que existe un receptor genético muy sensible a los aldehídos, haciendo que el sujeto los rechace. El investigador Nicholas Erikson, en su estudio “A genetic variant near olfatory receptor genes influences cilantro“, afirma que la aversión al cilantro puede provenir de variantes genéticas en los receptores olfativos, el gen receptor ORGA2, situado en el cromosoma 11 seria uno de los responsables de la detección del olor a jabón.

La cilantrofobia es bastante frecuente en Europa. Entre un 4 y un 14% de la población tiene genes anticilantro.

A la cilantrofobia, además de la genética hay que añadir el factor cultural, la interacción genes-ambiente, porque la costumbre y la exposición hacen mucho. En nuestro país no tenemos esta hierba aromática, no forma parte de nuestra cultura gastronómica y la hemos incorporado de adultos. Por el contrario en Colombia, Méjico y otros muchos países de América latina y de Asia el cilantro está muy presente en sus cocinas desde niños.

Como veis no me gusta el cilantro y me encanta el guacamole y el ceviche, pero sin cilantro.

¿Y a vosotros os gusta el cilantro?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *