Diarrea del viajero

jul 27, 2017 0 Comentarios en salud
Diarrea del viajero

La diarrea del viajero es el problema de salud más frecuente que padecen las personas que viajan a destinos exóticos. Es tan frecuente que existe como entidad clínica propia “diarrea del viajero”.

Los lugares considerados de alto riesgo son Asia, Oriente Medio, América del sur y central y África. Las condiciones higiénicas en las que se conservan y preparan los alimentos en estos países muchas veces no son las ideales y el agua no siempre está convenientemente potabilizada. La diarrea del viajero la suelen contraer un 40% de los turistas durante las vacaciones.

La aparición del cuadro comienza a los 4-6 días después de la llegada. El proceso empieza de forma brusca con dolor abdominal seguido de diarrea líquida con una frecuencia entre 3 y 8 deposiciones al día. La duración es variable con una media de 2 días en el 90% de los casos.

Cómo prevenirla: 

  • Cuidar la higiene personal, lavarse las manos con frecuencia y sobre todo antes de las comidas, lavarse los dientes con agua mineral, no tragar agua de la ducha.
  • Evitar ensaladas y comidas no cocinadas. La carne y el pescado deben consumirse bien cocinados. Los alimentos cocidos que se mantengan a temperatura ambiente durante horas deben evitarse, porque pueden contaminarse con microorganismos. No tomar estos alimentos en bufés, mercados, restaurantes, ni puestos de comida callejeros si no los mantienen calientes o refrigerados.
  • Sólo consumir fruta que se pueda pelar y pelarla uno mismo con las manos limpias.
  • Consumir siempre bebidas embotelladas . Agua embotellada o hervida. Evitar los cubitos de hielo, helados artesanales y zumos de frutas.

Cómo tratarla:

El objetivo de los cambios dietéticos es reducir al máximo las secreciones gastrointestinales y enlentecer el transito, para disminuir el número y volumen de las deposiciones y mantener el equilibrio hidroelectrolítico.

1º fase: en las primeras horas es conveniente tomar sólo líquidos

  • Los líquidos nos garantizan una buena hidratación, ya que la complicación principal de la gastroenteritis aguda es la deshidratación.
  • beber muchos líquidos, agua con electrolitos (bebidas comerciales isotónicas), suero oral comercial o fabricarlo nosotros mismos de la siguiente forma:
    • 1 litro de agua
    • zumo natural de limón
    • 1 cucharada sopera colmada de azúcar
    • 1 cucharada  de café rasa de sal
    • 1 cucharada  de café rasa de bicarbonato

A esto se le puede añadir agua de te o manzanilla o agua de arroz.

Los electrolitos son sales minerales (magnesio, potasio, sodio…) en forma de preparados solubles que se toman para reponer los líquidos y minerales que se pierden en caso de diarrea. Si no se reponen con la dieta, pueden producir deshidratación, mareos, calambres y fatiga.

El volumen total de líquidos varia en función de las pérdidas pero normalmente ha de ser superior a los 3 litros.

En las primeras 12 horas es mejor tomar sólo líquidos, pasado ese tiempo empezamos la dieta de sólidos, siempre y cuando sean bien tolerados.

2ª fase: Sólidos

  • La ingesta de solidos debe ser fraccionada en 6-8 tomas al día y poca cantidad.
  • Alimentos suaves de textura blanda, sin residuos, sin lactosa, de fácil digestión y bajo contenido en grasa .
  • Los alimentos aconsejados son: arroz, zanahoria, plátanos, manzana sin piel, patata , pescado blanco hervido, pan tostado.
  • La forma de cocinar los alimentos es hervido o vapor,
  • Evitar alimentos estimulantes del peristaltismo intestinal : café, alcohol, zumos muy azucarados, chocolate, refrescos azucarados. El alimento debe ingerirse templado, ni muy frio ni muy calientes, porque estimulan el peristaltismo.
  • Aunque se empiecen a tomar sólidos, no hay que dejar de tomar líquidos, en esta fase se recomiendan más de 2 litros al día.

Pasadas 48-72 horas se pueden reintroducir más alimentos: yogur, pollo, jamón cocido, pavo, tortilla e ir progresando a una dieta normal, sin olvidar los líquidos.

Para recuperar la flora, es importante tomar probióticos.

Los procesos diarreicos alteran la flora intestinal, los probióticos son un buen remedio para restaurarla. Por ello es aconsejable tomar yogur, contiene poca lactosa y probióticos viables.

 

Si la diarrea produce fiebre, si en las heces hay sangre o si persiste muchos días, es mejor acudir a un centro sanitario y no automedicarse.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados son obligatorios. *