Ortorexia, o cuando el comer sano nos hace enfermar

Nov 27, 2014 5 Comments in Conducta Alimentria
Ortorexia, o cuando el comer sano nos hace enfermar

Esta surgiendo un nuevo tipo de trastorno alimentario, que consiste en la obsesión patológica por la comida sana, se denomina ortorexia.

La ortorexia fue definida por primera vez por el médico norteamericano Steve Bratman en 1997, tras sufrir él mismo los síntomas de este trastorno. El término proviene del griego, «orthos» correcto, justo y «orexia» apetito, y significa apetito justo o correcto.

La preocupación patológica por la comida sana lleva, en estas personas, a consumir exclusivamente alimentos «naturales», procedentes de agricultura ecológica, orgánica o bio, evitando los que podrían tener colorantes, conservantes, pesticidas, componentes transgénicos, grasas poco saludables, sal, azúcar y otros ingredientes que la persona ortoréxica considere poco saludables. Todo esto empieza cuando el paciente intenta comer de forma más saludable, ya sea en busca de una cura para un trastorno específico, perder unos kilos, o simplemente por un exceso de preocupación por llevar una alimentación sana. Al principio todo es muy normal, pero pronto se transforma en obsesión y estos pacientes desarrollan sus propias reglas alimentarias, cada vez más estrictas. La forma de preparar los alimentos y los materiales utilizados forman parte del ritual, por ejemplo siempre cortan las verduras de una forma determinada, lo pesan todo, sólo cocinan con determinados materiales y leen las etiquetas alimentarias.

Sienten una gran satisfacción cuando el plato que elaboran cumple sus criterios nutricionales y por el contrario se sienten muy culpables cuando consumen alimentos «prohibidos», lo que les lleva a castigarse con reglas dietéticas aún más estrictas. Controlan todo lo que comen, llega un punto en que todo gira en torno a la comida, programar detalladamente las comidas es una prioridad para poder sentirse seguros, tranquilos y dueños de la situación.

Normalmente quienes sufren ortorexia son personas, muy estrictas, controladas y exigentes consigo mismas y con los demás , meticulosas y ordenadas. Con comportamientos obsesivos-compulsivos y predispuestas genéticamente. Las mujeres, la adolescencia y la práctica de ciertos deportes como el atletismo, son los grupos más vulnerables.

La diferencia entre la ortorexia y otros trastornos de la conducta alimentaria, está en que mientras en la anorexia nerviosa y la bulimia, el problema reside en en la cantidad de alimento, en la ortorexia el problema es la calidad. La persona que sufre ortorexia no está preocupada por el peso, ni tiene una distorsión de la imagen corporal, su preocupación es seguir una dieta sana.

Las consecuencias son las de una mala nutrición. La desnutrición es frecuente entre los seguidores de «comida sana», hay pérdida de peso, anemias, déficit de vitaminas y minerales, osteoporosis y amenorrea entre otros. También presentan trastornos psicológicos sobre todo de tipo obsesivo-compulsivo, que pueden verse agravados por la desnutrición.

Aunque todavía no están suficientemente contrastados, se han propuesto algunos criterios diagnósticos para la ortorexia que se basan en la respuesta afirmativa a cada una de estas cuestiones (test modificado de Bratman).

– ¿Pasa más de tres horas al día pensando en su dieta?

– ¿Planea sus comidas con varios días de antelación?

– ¿Considera que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer de consumirla?

– ¿Ha disminuido su calidad de vida a medida que aumenta la «calidad» de su alimentación?

– ¿Se siente culpable cuando no cumple con sus reglas dietéticas?

– ¿Supone un problema su dieta a la hora de comer fuera, distanciándolo de su familia y amigos?

– ¿Ha dejado de comer alimentos que le gustaban para comer alimentos «sanos»?

– ¿Se siente en paz consigo mismo y cree que todo está bajo control cuando come de forma sana y previsible?

– ¿Alimentándose de forma sana ha mejorado su autoestima?

– ¿Se ha vuelto más estricto consigo mismo en los últimos tiempos?

Si respondes afirmativamente a 4 o 5 preguntas significa que es necesario que te relajes más en lo que respecta a la alimentación. Si respondes afirmativamente a todas las preguntas, significa que tienes una obsesión importante por la comida sana y debes matizar esta conducta con la ayuda de un profesional.

No hay que confundir la preocupación por una vida sana con la obsesión, una persona vegetariana o macrobiótica, no tiene porque sufrir ninguna enfermedad y puede estar correctamente alimentada. Prestar atención a lo que se come e intentar comer de forma saludable es una medida que ayuda a mantener y mejorar la salud y el bienestar. Llevar una alimentación sana debería tener siempre un efecto positivo para la salud. Pero cuando el comer sano se convierte en una obsesión hasta hacernos enfermar «lo sano» se convierte en negativo. A la alimentación sana hay que darle su justa importancia, cuando se lleva al extremo conduce a restricciones severas con las complicaciones que conlleva incluido el aislamiento social.

La ortorexia es un trastorno difícil de diagnosticar, porque se esconde detrás del «comer sano». Para una persona que padece ortorexia también es muy difícil reconocer que hay un problema y buscar ayuda de profesionales. El tratamiento, además de mejorar la salud a nivel físico y psíquico, es conseguir que el paciente aprenda a normalizar su relación con la comida, volviendo a apreciar el sabor de los alimentos y el placer de comer.

Si necesitaís más información sobre el tema, o queréis compartir algún comentario no dudéis en escribirme,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *